‘Caracterización del microbioma de la piel de los anfibios: determinantes ecológicos y potencial probiótico frente a enfermedades emergentes (SkinPro)’

Ayuda a equipos de investigación científica

Ecología y Biología de la Conservación

2016

El proyecto pretende caracterizar el microbioma de la piel de los anfibios ‘Batrachochytrium dendrobatidis’ a lo largo de un amplio rango de condiciones ambientales, e identificar bacterias con potencial probiótico antifúngico que ayuden a controlar o reducir su expansión en sistemas acuáticos naturales.

INVESTIGADOR PRINCIPAL

Alfredo González Nicieza, profesor titular de la Universidad de Oviedo

 

EQUIPO DE INVESTIGACIÓN

Germán Orizaola Pereda, Universidad de Uppsala; Delfí Sanuy Castells, Universidad de Lleida; Jorge Bresciano Kauffman, Universidad de Granada; Urtzi Eder Enriquez Urzelai y Lucía Alarcón Ríos, Universidad de Oviedo; Guillermo Velo Antón, CIBIO/InBIO Universidad de Porto; y Neus Oromí Farrús, Universidad de Liège.

ENTIDAD ASOCIADA

Universidad de Oviedo

 

DESCRIPCIÓN

Las enfermedades infecciosas emergentes son una de las causas principales de pérdida de biodiversidad. Los hongos patógenos han sido responsables de mortalidades masivas y de la extinción de poblaciones en todo el mundo, y por ello han sido reconocidas como un factor de riesgo para los ecosistemas naturales e incluso para la salud humana.

Esto ha generado una necesidad urgente de identificar los determinantes ecológicos asociados a las dinámicas de las enfermedades. En particular, el quitridio ‘Batrachochytrium dendrobatidis (Bd)’ es una de las causas de declive y extinción de poblaciones y de especies de anfibios en todo el planeta, siendo responsable de la extinción de al menos 200 especies.

Sin embargo, no todas las especies y poblaciones parecen verse afectadas por igual. Las diferencias en el grado de susceptibilidad pueden deberse a diferentes factores, pero en cualquier caso abre una serie vías altamente interesantes para explorar las vulnerabilidades de los patógenos.

El conocimiento detallado de esos factores ayudará a prevenir y mitigar los efectos de la infección por Bd. Una de las vías más prometedoras es la que se refiere al papel de las bacterias de la piel de los anfibios como barrera defensiva ante la infección por Bd. La existencia de tipos de bacterias simbiontes específicas de la piel de los anfibios se ha postulado como uno de los factores candidatos que pueden explicar esa variación geográfica en la respuesta de diferentes especies o poblaciones ante Bd, y cada vez son más las evidencias que apuntan a que una selección de determinadas especies con potencial probiótico podría ser efectiva en la inhibición del crecimiento de Bd.