FBBVA-Ayudas-Equipos-2015-Amancio-Carnero

‘Conexión entre inmortalización e hipoxia, contribución al cáncer’

Ayuda a equipos de investigación científica

Biomedicina

Oncología

2015

El proyecto analizará la hipoxia el suministro reducido de oxígeno que es muy común en los tumores sólidos. El objetivo es averiguar si la hipoxia contribuye a eliminar la senescencia, provocando la inmortalidad celular y, por tanto, contribuyendo a la aparición y progreso de los tumores.

INVESTIGADOR PRINCIPAL

Amancio Carnero, investigador en el Instituto de Biomedicina de Sevilla (IBIS/CSIC)

 

EQUIPO DE INVESTIGACIÓN

Juan José Marín López, Universidad de Sevilla; José Manuel García Heredia; Sandra Muñoz Galván; Marco Pérez; Blanca Felipe Abrio; Eva María Verdugo Sivianes y Manuel Pedro Jiménez-García, Instituto de Biomedicina de Sevilla; y Purificación Estévez García, Hospital Universitario Virgen del Rocío.

ENTIDAD ASOCIADA

Instituto de Biomedicina de Sevilla

 

DESCRIPCIÓN

El equipo que dirige Amancio Carnero lleva años investigando en la senescencia celular, el proceso normal de envejecimiento y muerte de las células. Este proceso es una primera barrera al desarrollo de tumores: las células cancerosas se caracterizan precisamente por la desaparición de este mecanismo de control, entrando en un crecimiento incontrolado.

A través del proyecto financiado por la Fundación BBVA, el equipo quiere analizar la hipoxia, es decir, el suministro reducido de oxígeno que es muy común en los tumores sólidos. El objetivo es averiguar  —primero en estudios en tejidos y luego en animales de laboratorio si la hipoxia contribuye a eliminar la senescencia, provocando la inmortalidad celular y, por tanto, contribuyendo a la aparición y progreso de los tumores.

Simultáneamente, hay una serie de enfermedades crónicas que se caracterizan por la hipoxia o reducción de oxígeno, por ejemplo, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica asociada a tabaquismo. Los investigadores reproducirán estas condiciones en laboratorio y en animales para indagar si esa falta de oxígeno aumenta el riesgo de desarrollar cáncer como reacción a carcinógenos ambientales (por ejemplo, el tabaco).

Aunque se trata de un estudio básico, tiene implicaciones clínicas a medio y largo plazo. Como explica Carnero, “en el intento de confirmar la hipótesis de que la hipoxia aumenta el riesgo de cáncer a través del bloqueo de senescencia celular, es posible que encontremos biomarcadores genéticos para identificar qué pacientes con ese tipo de enfermedades respiratorias tienen más riesgo de desarrollar un tumor, posibilitando el diagnóstico temprano. Esos biomarcadores podrían decirnos, asimismo, qué pacientes podrían tener mejor o peor respuesta al tratamiento, para modular el abordaje terapéutico más eficaz. Por otra parte, no podemos descartar que aumentar el suministro de oxígeno mejore la respuesta terapéutica por el efecto en el microambiente tumoral”.