FBBVA-Ayudas-Equipos-2014-Marcos-Garcia

‘Implantes de liberación controlada para el sabotaje del nicho de las células iniciadoras de glioblastoma’

Ayuda a equipos de investigación científica

Biomedicina

Oncología

2014

El tratamiento del glioblastoma multiforme (GBM), el tumor cerebral más común y letal, sigue basándose sobre todo en la cirugía, y logra una supervivencia media de poco más de 14 meses –la supervivencia a los cinco años es menor del 5%–. Este proyecto explora el uso de micropartículas para llevar fárma­cos al cerebro que sean capaces de inhibir la rege­neración del tumor tras su extirpación.

INVESTIGADOR PRINCIPAL

Marcos García Fuentes, profesor contratado doctor del Centro Singular de Investigación en Medicina Molecular y Enfermedades Crónicas (CiMUS)

 

EQUIPO DE INVESTIGACIÓN

Noémi Stefánia Csaba, Adriana Martínez Ledo, Ana Cadete Pirés y Wei-Hsin Hsu, Universidad de Santiago de Compostela.

ENTIDAD ASOCIADA

Universidad de Santiago de Compostela

 

DESCRIPCIÓN

El tratamiento del glioblastoma multiforme (GBM), el tumor cerebral más común y letal, sigue basándose sobre todo en la cirugía, que logra una supervivencia media de poco más de 14 meses -la supervivencia a los cinco años es menor del 5%-. Este proyecto explora el uso de micropartículas para llevar fármacos al cerebro que sean capaces de inhibir la regeneración del tumor tras su extirpación.

Una de sus principales novedades reside en una estrategia de actuación doble: por una parte, los compuestos en las micropartículas logran ‘desactivar’ específicamente el reservorio de células responsables de la agresividad del GBM –un resultado ya demostrado en el laboratorio–; pero, además, las partículas buscan modificar el ambiente químico en el tejido, hasta hacerlo hostil al desarrollo tumoral.

En concreto, el compuesto que se introduce en las partículas es la proteína BMP7, que, según se ha demostrado, actúa sobre la población de células madre del glioblastoma. Estas células madre generan las células tumorales y actúan por tanto como raíz o fuente del tumor, haciendo que aparezca de nuevo. La proteína BMP7 hace que estas células madre pierdan su pluripotencia –estimula su diferenciación– y de esta manera reduce su agresividad intrínseca. El problema es que BMP7 se desintegra en apenas unos minutos, y además no puede llegar al cerebro si se suministra por vía intravenosa. De ahí la importancia de encapsular la proteína BM7en micropartículas -desarrolladas por los autores del proyecto con una tecnología ya patentada-. Durante la operación de extirpación del tumor las partículas se aplicarían directamente en el cerebro, donde liberarían su contenido poco a poco durante al menos ocho semanas.

Los autores son pioneros en el uso de implantes cargados con compuestos dirigidos a células madre tumorales, y ya han validado en modelos animales diversos aspectos de la estrategia que ahora plantean.

Para Marcos García Fuentes, investigador principal, “como somos un grupo de investigación joven, la financiación obtenida de la Fundación BBVA nos resulta fundamental para dar continuidad nuestra principal línea de investigación, y nos permite abordar nuevos objetivos cara al diseño de tratamientos más efectivos contra el cáncer cerebral. Estamos muy agradecidos y enormemente satisfechos de la positiva evaluación obtenida en una convocatoria tan competitiva”.