EQUIPO_MITOCHOLERAXIS_AYUDAS_FUNDACIONBBVA

“MitoCholERaxis: nuevas herramientas contra enfermedades asociadas a la obesidad”

AYUDAS A EQUIPOS DE INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA

Biomedicina

Metabolismo y Enfermedad

2017

La actual epidemia de obesidad trae consigo un aumento en la incidencia de numerosas patologías asociadas. Una de ellas es la enfermedad del hígado graso, que puede progresar a cirrosis y cáncer de hígado. Este proyecto busca demostrar que la enfermedad del hígado graso se produce cuando aumenta la producción de una proteína específica, llamada StARD1. El objetivo último es contribuir a encontrar nuevos tratamientos contra enfermedades asociadas a la obesidad.

INVESTIGADOR PRINCIPAL

Jose Carlos Fernández-Checa Torres, profesor de investigación en el Instituto de Investigaciones Biomédicas de Barcelona (IIBB-CSIC)

 

EQUIPO DE INVESTIGACIÓN

Gemma Fabriàs Domingo, Mª del Carmen García Ruiz, Josefina Casas Brugulat y Nuria Bielsa Viladarga,  Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

ENTIDAD ASOCIADA

Instituto de Investigaciones Biomédicas de Barcelona (CSIC)

 

DESCRIPCIÓN

La enfermedad del hígado graso se caracteriza por la acumulación de colesterol en los hepatocitos, las células del hígado. Las moléculas de colesterol se acumulan en las mitocondrias, los componentes celulares donde se genera la energía necesaria para la célula y por tanto con un papel clave en el metabolismo. Es un proceso desencadenado por la obesidad. Según se ha descubierto, la obesidad interfiere con el funcionamiento del retículo endoplásmico, el orgánulo de la célula donde se controla la calidad de las proteínas. Este proyecto busca entender mejor el vínculo entre los fallos en el retículo endoplásmico y la acumulación de colesterol en las mitocondrias a través de StARD1.

La hipótesis de partida es que cuando aparece la obesidad y el retículo endoplásmico empieza a funcionar mal, aumenta la expresión de la proteína StARD1, que es precisamente la que se ocupa de llevar el colesterol a las mitocondrias.

Varios trabajos previos de este mismo equipo ya han demostrado la relación entre fallos en el retículo endoplásmico y sobreproducción de StARD1. Ahora el grupo quiere inducir obesidad -mediante una dieta obesogénica- en ratones que han sido modificados genéticamente para que sus hepatocitos no puedan producir StARD1.

La demostración de que esta proteína es clave en la enfermedad del hígado graso abre importantes vías para futuros tratamientos, opinan los investigadores.