‘Nuevas técnicas de control de enfermedades emergentes de anfibios en poblaciones en riesgo de extinción’

Ayuda a equipos de investigación científica

Ecología y Biología de la Conservación

2014

El proyecto pondrá en práctica, por primera vez en el mundo, actuaciones intensivas para recuperar hábitats y poblaciones de anfibios afectados por una enfermedad fúngica que ha convertido este grupo de vertebrados en el más amenazado del planeta, y ha provocado extinciones masivas sin precedentes de especies como el sapo partero común. El grupo –que lleva quince años estudiando la enfermedad tanto en el medio natural como en el laboratorio– dispone ya de técnicas de mitigación efectivas contra la enfermedad.

MÁS SOBRE

Jaime Bosch
INVESTIGADOR PRINCIPAL

Jaime Bosch Pérez, científico titular del Departamento de Biogeografía y Cambio global del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN)

 

EQUIPO DE INVESTIGACIÓN

Matthew Charles Fisher, Imperial College London; y Trenton Garner, Zoological Society of London.

ENTIDAD ASOCIADA

Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN)

 

DESCRIPCIÓN

Una enfermedad infecciosa causada por un hongo está produciendo el declive de anfibios en todo el mundo, convirtiendo a este grupo de vertebrados en el más amenazado del planeta. La Península Ibérica es la región europea con mayor incidencia de la epidemia. Algunas especies, como el sapo partero común -‘ Alytes obstetrican’s- han sufrido extinciones masivas sin precedentes. Los autores del presente proyecto detectaron la enfermedad en Europa, y llevan más de 15 años estudiado la enfermedad tanto en el medio natural como en el laboratorio. Disponen ya de técnicas de mitigación efectivas contra la enfermedad, y ahora pondrán en práctica por primera vez en el mundo actuaciones intensivas para recuperar hábitats y poblaciones de anfibios afectados por la enfermedad fúngica.

El primer reto del proyecto es actuar sobre uno de los hábitats más vulnerables a la enfermedad: las zonas altas de montaña en áreas templadas, en este caso las lagunas del Macizo de Peñalara, en Madrid. La estrategia pasa por trabajar con miles de animales, en distintas fase de desarrollo. Se empezará actuando sobre el principal reservorio del patógeno en la actualidad, las larvas de’ S. salamandra’ que pasan el invierno en el agua, que serán retiradas de al menos una decena de lagunas al final del verano, mantenidas en cautividad y tratadas con fungicidas. Serán reintroducidas una vez completada la metamorfosis, cuando ya no son susceptibles a la enfermedad. Así se romperá el ciclo del patógeno, ya que cuando los anfibios adultos pongan sus puestas en la primavera temprana ya no estarán en el agua las larvas infectadas de salamandra.

Otro de los objetivos es crear nuevas poblaciones de las especies más afectadas por la epidemia en zonas con condiciones menos favorables al patógeno, en concreto ciertas masas de agua temporales dentro del Parque Nacional de Guadarrama. Los ejemplares de ‘A. obstetricans’ reintroducidos provendrán del Centro de Cría en Cautividad de Anfibios Amenazados de la Sierra de Guadarrama. El éxito de las técnicas propuestas en estos sistemas tan vulnerables a la enfermedad supondría un avance sin precedentes y que podría aplicarse en otras muchas especies de anfibios amenazadas en todo el mundo.

“Con el apoyo de la Fundación BBVA pondremos en práctica algunas nuevas técnicas de mitigación que hemos desarrollado en los últimos años, dando un paso trascendental para la conservación de los anfibios del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama”.