‘Testando viejas herramientas para la mitigación del conflicto hombre-grandes carnívoros: Efectividad y costes de los perros de custodia del ganado para prevenir ataques de lobos’

Ayuda a equipos de investigación científica

Ecología y Biología de la Conservación

2015

Este proyecto estudia por primera vez la interacción entre lobos y perros de custodia de ganado, para en última instancia aprender a sacar el máximo provecho de esta medida de protección.

INVESTIGADOR PRINCIPAL

José Vicente López Bao, investigador postdoctoral Juan de la Cierva en la Unidad de Investigación en Biodiversidad de la Universidad de Oviedo (UO-CSIC-PA)

 

EQUIPO DE INVESTIGACIÓN

Jens Frank de Grimsö, Swedish University of Agricultural Sciences; Luis Llaneza, Universidad de Santiago de Compostela; Vicente Palacios, Universidad de Valencia; y Emilio J. García, estudiante de doctorado.

ENTIDAD ASOCIADA

Universidad de Oviedo

 

DESCRIPCIÓN

Hoy en día persisten en Europa diez poblaciones de lobos aisladas entre sí, de las que una de las más importantes está en el noroeste Ibérico. Estrictamente protegido por la normativa ambiental europea, el papel del lobo en el mantenimiento de los ecosistemas se reconoce como esencial. Sin embargo, la relación de esta especie con el hombre sigue siendo problemática. Este proyecto estudia por primera vez la interacción entre lobos y perros de custodia de ganado, para en última instancia aprender a sacar el máximo provecho de esta medida de protección. El trabajo se desarrolla en una región entre León y Zamora, y se basa en la gran experiencia adquirida por este equipo en el marcaje de lobos con GPS.

El lobo en la Península Ibérica habita paisajes con actividad agrícola y ganadera. El trabajo de miembros del equipo solicitante a lo largo de las últimas décadas en el noroeste peninsular ha revelado la importancia que llega a tener el ganado en la alimentación del lobo. Así, el conflicto entre el hombre y el lobo sigue siendo el principal factor desencadenante de la persecución a esta especie. Tras décadas de uso de cercados, vallados eléctricos, perros de custodia, etcétera, el problema está lejos de solucionarse, y en muchas regiones se ha cronificado e incluso exacerbado.

Parte de la causa es la falta de conocimiento sobre la efectividad de las diferentes intervenciones para mitigar el conflicto. Aunque parezca sorprendente apenas hay datos sobre el efecto disuasorio de estas medidas sobre los lobos, un tipo de información fundamental para mejorar la efectividad de las intervenciones y aumentar el grado de aceptación de su uso.

Este proyecto estudia por primera vez la dinámica de la interacción lobo-perro. El grupo ha seleccionado una región entre León y Zamora con gran presencia de lobo. Su plan consiste en marcar 6 lobos con collares GPS-UHF en tres manadas contiguas, así como 60 perros de raza Mastín español que custodien ganado ovino en el territorio de estas manadas.

Se evaluará la respuesta comportamental de los lobos a la presencia de perros de custodia, y viceversa; los atributos que deben tener los perros para ser efectivos; y la relación coste-beneficio de utilizar perros de custodia para prevenir ataques de lobos.

“En la península Ibérica no se ha llevado a cabo ningún estudio similar al que proponemos”, señalan los investigadores. “Creemos que nuestros resultados serán de interés no sólo para nuestro sistema de estudio sino también para otros agrosistemas donde el ganado coexista con lobos y se estén utilizando o se pretendan utilizar perros de custodia de ganado”.