Premios_Fisica_2017_Aromi_Gaita_Luis_314x387

‘Computación Cuántica con moléculas magnéticas’

Premio de Física Real Sociedad Española de Física - Fundación BBVA

Mejor Artículo de Divulgación en las publicaciones de la RSEF

2017

Premio al Mejor artículo de Divulgación en las publicaciones de la RSEF.

Autores: Guillem Aromí (Departamento de Química Inorgánica de la Universidad de Barcelona), Alejandro Gaita-Ariño (Instituto de Ciencia Molecular, ICMol, de la Universidad de Valencia) y Fernando Luis (Instituto de Ciencia de Materiales de Aragón, ICMA, CSIC-Universidad de Zaragoza).

MÁS SOBRE

LEER ARTÍCULO

CONTRIBUCIÓN

El jurado destaca “el esfuerzo de los autores que abordan, con lenguaje claro desde un punto de vista experimental realista, la computación cuántica, área en la que se depositan grandes esperanzas, aunque todavía plantea importantes desafíos científicos y tecnológicos”.

En el artículo, los autores han tratado de describir las oportunidades y los retos que brinda el mundo de la información cuántica, cuestión que han abordado desde diferentes disciplinas, uniendo fuerzas en colaboración con distintos centros de investigación en España. El texto desgrana cómo podemos aplicar las leyes naturales al ámbito de la información.

La idea es combinar moléculas magnéticas y controlarlas a través de circuitos súperconductores, gracias a micro y nanotecnología, con la intención de resolver problemas que no tienen solución con los ordenadores actuales, como los relacionados con la física cuántica (como el diseño y estudio de la estructura de los materiales), la creación de un sistema de encriptación a prueba de fallos para garantizar comunicaciones seguras (los actuales se basan en números primos) y la búsqueda y análisis en grandes bases de datos (avance del que se beneficiarían el Big Data y la inteligencia artificial).

Con el propósito de alcanzar algún día estos objetivos, han tratado de impulsar alternativas a los esquemas más potentes de información cuántica con las esperanzas de lograr un mayor potencial. Aunque aún es pronto para hacer realidad el sueño de construir un ordenador cuántico capaz de resolver problemas, afirman que a corto plazo, aproximadamente una década, se verán en el mercado, o al menos en forma de prototipo, sensores más precisos o sistemas para simular el comportamiento de moléculas para el diseño de fármacos.

Pero si investigar es importante, también lo es divulgar: “Además de alimentar nuestra propia curiosidad, debemos mostrar lo que hacemos a la sociedad que nos financia”, afirma Vitalla. “En estos momentos nos enfrentamos a grandes retos: la información cuántica puede cambiar la tecnología y, en cierto modo, es normal que expliquemos a la gente por qué, ya que les estamos pidiendo que apoyen nuestro trabajo”.