Maria-Jesus-Carro-Medalla-RSME

María Jesús Carro Rossell

MEDALLA DE LA REAL SOCIEDAD MATEMÁTICA ESPAÑOLA

2020

Universidad Complutense de Madrid

CONTRIBUCIÓN

Vídeo

Entrevista con la premiada

La de María Jesús Carro Rossell ha sido una carrera marcada por sus investigaciones en el análisis matemático, a caballo entre el análisis funcional y el armónico, y los problemas relacionados con las series de Fourier, líneas en las que se ha convertido en todo un referente nacional e internacional. Con más de noventa artículos publicados en revistas de prestigio, en colaboración con más de cuarenta autores tanto españoles como de otros países, la profesora Carro cuenta con una trayectoria regada de aportaciones de gran impacto, entre las que destacan la unificación de las estimaciones con pesos para el operador maximal, tanto en espacios de Lebesgue como en espacios de Lorentz, así como la mejora de diversos resultados de la teoría de extrapolación. Pese a todo, confiesa que su mayor logro siempre será «el próximo que venga», porque «cuando intento resolver un problema disfruto muchísimo y cuando lo consigo, sobre todo si me ha costado, no es orgullo lo que siento, pero sí satisfacción personal».

Catedrática de Análisis Matemático en la Universidad Complutense de Madrid, María Jesús Carro cuenta también con una dilatada experiencia en el ámbito de la gestión, como la vicepresidencia del Comité Español de Matemáticas, la coordinación de la ANEP, la presidencia de la Comisión de Acreditación de Matemáticas en la ANECA o la coordinación del área de Matemáticas e Ingeniería de Ikerbasque, entre otras responsabilidades, a las que cabe sumar su compromiso con la RSME, sociedad científica a la que ha apoyado con la participación activa en numerosas tareas y a la que ahora agradece la concesión de esta Medalla 2020.

«Desde 2005 —explica la profesora Carro— me he involucrado en actividades de este tipo y creo que, dentro de unos límites, conozco el funcionamiento de la comunidad matemática española. Pienso que mi experiencia puede aportar buenas ideas o al menos hacer reflexionar». El futuro, a su juicio, pasa por seguir mejorando y conseguir que la investigación en España «cada vez se parezca más a la de países que están mucho más avanzados que nosotros». Aunque advierte de que para ello hay que romper barreras: «las barreras de la investigación multidisciplinar, de las conexiones con las empresas, de la formación de los jóvenes. Si nos ponemos a ello, lo conseguiremos; estoy convencida de que tenemos capacidad».