ENCUENTRO DIGITAL

Dr. Antoni Trilla: “La mejor manera de detener la propagación del coronavirus es pensar que cada uno de nosotros está ya contagiado”

¿Cuál es la mejor manera de evitar la propagación del coronavirus? ¿Es más letal con las personas mayores? ¿Cuánto tiempo durarán las medidas preventivas? ¿Está contraindicado el Ibuprofeno? ¿Cuándo llegarán las vacunas? Estas son algunas de las preguntas a las que el Dr. Antoni Trilla, jefe de  Medicina Preventiva y Epidemiología del Hospital Clínic del Hospital Clínic de Barcelona, ha respondido en un encuentro digital con los empleados de BBVA, dentro de la colaboración que mantiene este centro con la Fundación BBVA. El vídeo completo del encuentro se puede ver pinchando el botón de Play en la imagen sobre estas líneas. Para más información sobre la pandemia del coronavirus, consulte el Portal Clínic, la web de información de salud realizada en colaboración con la Fundación BBVA.

20 marzo, 2020

El rápido avance de la pandemia provocada por el coronavirus está creando mucha incertidumbre y alarma social. Las ‘fake news’ están expandiendo bulos que poco ayudan a diferenciar las recomendaciones oficiales de las que no lo son. Para ayudar a evitar esta rumorología, el Dr. Antoni Trilla, uno de los mayores expertos del país en esta materia, ha hablado de la actual situación y dado respuesta a muchas de estas dudas.

“La mejor manera para que no nos contagiemos unos a otros es pensar que cada uno de nosotros está ya contagiado. Y hacer todos los esfuerzos para no contagiar a los demás”, explica. “Este es el marco mental para entender por qué estamos recomendando hacer todas estas cosas, para reducir el número de contagios, fundamentalmente”.

La cuarentena, recalca el Dr. Trilla, es el mejor antídoto para frenar el avance de la pandemia:“Es muy importante para aplanar la curva de contagio y para que no se colapse el sistema sanitario”. El jefe de Epidemiología y Enfermedades Infecciosas del Hospital Clínic opina que es imposible paralizar a todo el país, pero si todas las personas aplican las recomendaciones de las autoridades sanitarias, conseguiremos que el sistema sanitario resista. En su opinión, esta fase de aislamiento se extenderá “más de las dos semanas iniciales”, llegando hasta después de Semana Santa.

Riesgo de contagio

En cuanto al periodo de contagio, el Dr. Trilla señala que “normalmente se calcula a partir del periodo de incubación, que actualmente y para la mayoría son entre 5 y 7 días”. Una persona con el virus podría contagiar por tanto hasta 14 días. El doctor advierte de que se podría extender hasta 21 días, pero la gran mayoría se situaría en esos 14 días.

El riesgo de contagio entre personas es mayor cuando existen síntomas, aunque Trilla advierte de que “la carga viral que hay antes de empezar estos síntomas ya es suficientemente alta como para que pueda contagiarse”. La mayoría de los contagios, en todo caso, se producen cuando el infectado ya presenta síntomas: “Más síntomas significa habitualmente más carga viral”.

Las personas asintomáticas representan, sin embargo, un problema importante porque aumentan el número de contagios al no ser conscientes de la enfermedad, por lo que las medidas preventivas son fundamentales.

La mejor barrera: distancia de seguridad y lavarse las manos

El contacto y la respiración son las dos formas principales de contagio y la mejor barrera ante esto es lavarse las manos y mantener una adecuada distancia social de seguridad. “Especialmente importante es el tiempo de lavado. Tenemos que estar un mínimo de 30 segundos frotando bien las manos, los dedos, las palmas para poder conseguir un lavado eficaz”, explica Trilla.

“Además, el agua y el jabón, por diferentes propiedades químicas, son perfectos para eliminar el virus de nuestras manos”. En este punto, el catedrático de Salud Pública de la facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona recuerda que no hay que usar guantes desechables “salvo que haya una necesidad, por ejemplo en sanidad, o para manipular alimentos”.

Respecto a las personas que están trabajando de cara al público, el doctor explica que “la exposición al virus no es mayor por estar en contacto con más gente, sino que dependerá más de la distancia y de las medidas de seguridad”. Estas personas deberán reforzar estas recomendaciones: distancia física y lavado habitual de manos.

“No hay ningún riesgo de contagio de las mascotas a las personas”, afirma Trilla, pero recomienda mantener las mismas recomendaciones que con las personas. “Hay cosas que todavía no sabemos de forma exacta sobre esta enfermedad, por lo que hay que mantener la norma básica de prudencia de lavarse las manos antes y después de tocar a las mascotas”.

En caso de convivir con una persona contagiada, “la idea es mantener la distancia de 1,5-2 metros de seguridad e intentar no compartir ninguna estancia e intentar organizarse como si vivieran en pisos distintos, de manera que no coincidan en ninguna situación”. Situación complicada pero que se puede gestionar estableciendo horarios y, por supuesto, limpiando, con lejía si es posible, las zonas que utilice la persona portadora del virus, recomienda el experto.

Otras medidas y consejos

La vida del virus en superficies lisas no porosas se prolonga durante unas cuantas horas, al igual que en el aire. En la ropa persiste menos tiempo y “lavar la ropa con normalidad es suficiente para acabar con el virus”. Para el resto de superficies, el doctor recomienda lavarse las manos antes de limpiar cualquier superficie y volvérselas a lavar al finalizar.

Muy comentado ha sido el tema de tener contacto con el dinero en efectivo. “Yo no me preocuparía tanto por los billetes, que también se soluciona lavándose las manos y no transmiten especialmente este virus” y pide más atención en el uso de las tarjetas de crédito: “Las tarjetas sí que podrían ser una fuente donde persistieran algo más tiempo el virus”, pero el punto positivo es que las tarjetas no van de mano en mano, y por ello su uso es recomendable.

Otro tema controvertido ha sido si el ibuprofeno está contraindicado , algo para lo que ha reconocido no tener respuesta, ante la proliferación de estudios en ambos sentidos. Ante la duda “para la mayoría de la población hay una alternativa: tomar paracetamol en lugar de ibuprofeno”.

El doctor también pide calma ante los pedidos online y los envíos por paquetería. “Los envíos llegan normalmente en cartón, superficies porosas, por lo que no hay gran riesgo”, explica aunque recomienda en cualquier caso seguir las medidas de higiene de lavado de manos previo y posterior.

Síntomas e impactos

Uno de los principales síntomas de las personas contagiadas por coronavirus es la fiebre, que puede no ser muy alta. Además aunque hay un 15-20% de los casos que no presentan fiebre. “Los otros síntomas más frecuentes son tos seca, sin producción de esputo, malestar general, dolor de cabeza o de garganta”.

Para los grupos de riesgo (edad avanzada, enfermedades cardiovasculares, tratamientos de quimioterapia, trasplantes, diabéticos, inmunodeprimidos, etc) el doctor pide que se extremen las medidas ya comentadas: “las precauciones son las mismas para la población general pero mucho más estrictas y mucho más exageradas”.

El virus tiene mayor impacto en personas mayores, que son las que tienen mayores índices de mortalidad. “Una persona de menos de 30 años tiene una probabilidad de morir inferior al 0,3%, mientras que la de una de más de 80 años se acerca al 12-16%”, señala Trilla.

En cuanto las mujeres embarazadas, Trilla afirma que no son más receptivas al virus que el resto de la población y tampoco está comprobado que transmitan el virus al feto, según las evidencias que se tienen hasta el momento. “Hoy por hoy tampoco hay ninguna contraindicación para mantener la lactancia materna porque el virus no parece existir en la leche materna”, añade el doctor.

En busca de una vacuna

En la situación actual, todo parece indicar que las personas que pasan la infección quedan inmunes. “No lo sabemos con certeza, pero creemos que es así. Sería una inmunidad de corta duración (medio año o un año)”. De confirmarse este hecho, se abre un importante camino hacia la búsqueda de una vacuna: “Si hay inmunidad, podemos pensar en vacunas”. Aunque esta tardará, en el mejor de los casos, al menos 12 o 18 meses siguiendo los plazos establecidos para demostrar que la vacuna es segura y es eficaz. “Creo que tendremos vacuna, pero con toda probabilidad no será esta temporada”.

Sobre las mutaciones del virus, el doctor explica que “los virus siempre mutan, pero las mutaciones que hacen normalmente son mutaciones pequeñas adaptativas que no tienen una especial trascendencia”. Conforme el virus muta se va adaptando mejor a la especie humana: “Lo que más le interesa al virus es transmitirse fácilmente y no causar una enfermedad muy grave. El resfriado común es un ejemplo. Nos contagiamos mucho pero no nos mata”.

Un futuro incierto

El futuro cercano del virus es incierto, y el doctor tiene claro que, para bien y para mal, no volveremos a ser los mismos. “Después de esta epidemia costará mucho volver a llevar una vida normal. Y hasta cierto punto es bueno. ¿Qué significa esto? Que pensemos cosas que a lo mejor no debemos seguir haciendo. Teletrabajo, telemedicina, las reuniones presenciales probablemente se pueden reducir, los hábitos de higiene tendrán que mejorar…. Volveremos a la vida normal, sin duda, pero convendría cierta reflexión”.

En definitiva, para el Dr. Trilla esta crisis debería servir como un aviso de que hay que cuidar mejor la Sanidad. “Esto ayudará a entender que hay que reforzar el sistema sanitario, en investigación, en métodos tecnológicos para hacer mejor el seguimiento de contagios y los servicios de vigilancia. No será la última epidemia y para la próximas tendremos que estar todos más concienciados y más preparados”.

Para más información, consulta el Especial sobre el coronavirus en el Portal Clínic, la web de salud realizada en colaboración con la Fundación BBVA.