premios_SCIE_Informatica_1600x650

VI edición de los galardones de la SCIE y la Fundación BBVA

Los Premios de Informática reconocen a investigadores que han impulsado avances en Inteligencia Artificial, Internet de las Cosas y computación de altas prestaciones

Nueve científicos que han impulsado avances en campos de vanguardia como la Inteligencia Artificial, la computación de altas prestaciones, el procesamiento de imágenes y el Internet de las Cosas han sido galardonados en la VI edición de los Premios de Investigación concedidos por la Sociedad Científica Informática de España (SCIE) y la Fundación BBVA. Además, se ha reconocido el trabajo de Code.org, una ONG dedicada a fomentar la educación en informática a escala global, cuyo objetivo es que los alumnos de todo el planeta aprendan a programar en la escuela, al igual que estudian otras asignaturas troncales como matemáticas, física o biología.

26 mayo, 2022

Convocatoria

Premios de Investigación Sociedad Científica Informática de España – Fundación BBVA

2022

Estos galardones fueron creados en 2017 por la SCIE y la Fundación BBVA para reconocer la creatividad, originalidad y excelencia de los científicos de nuestro país que están impulsando la investigación en este campo tan fundamental de nuestro tiempo. Esta alianza con la SCIE –que aglutina a 10 asociaciones y sociedades científicas en el campo de la Informática– para reconocer y visibilizar el talento de los investigadores en esta disciplina se une a las otras tres familias de galardones que la Fundación BBVA otorga, también anualmente, en colaboración con otras tantas sociedades científicas españolas: los Premios de Investigación Matemática Vicent Caselles con la Real Sociedad Matemática Española (RSME), los Premios de Física con la Real Sociedad Española de Física (RSEF) y los Premios de Estadística con la Sociedad Española de Estadística e Investigación Operativa (SEIO).

Los Premios de Investigación SCIE-Fundación BBVA comprenden dos modalidades. La modalidad Investigadores Jóvenes Informáticos reconoce a los autores de las tesis doctorales más innovadoras y relevantes: se conceden hasta seis premios, cada uno dotado con 5.000 euros, a investigadores menores de 30 años que trabajen en España. La otra modalidad son los Premios Nacionales de Informática, que la SCIE concede desde 2005 y se incorporaron a los galardones entregados conjuntamente con la Fundación BBVA en 2018. Estos galardones reconocen a investigadores, entidades públicas y privadas que han dedicado su labor al estudio, fortalecimiento y divulgación de la informática.

Premios Investigadores Jóvenes Informáticos

Saúl Alonso Monsalve, ingeniero de software senior en la Escuela Politécnica Federal de Zúrich, Suiza (ETH Zürich), ha sido galardonado por su extraordinaria trayectoria internacional “en centros de investigación muy relevantes, y por sus colaboraciones con empresas, así como por sus excelentes contribuciones en el área de aprendizaje profundo publicadas en revistas de muy alto prestigio”, según destaca el jurado. Realizó su doctorado en colaboración con el CERN, con una investigación centrada en la aplicación de las ciencias de la computación a la física experimental de neutrinos, donde lideró el análisis de los eventos de dos experimentos de física de partículas a nivel internacional, utilizando técnicas de deep learning. Estos experimentos, uno en Estados Unidos y otro en Japón, cuentan con cientos de científicos en todo el mundo, y tienen como objetivo dar respuesta a cuestiones fundamentales de la física que están aún sin resolver.

Luis Costero Valero, profesor ayudante doctor en el departamento de Arquitectura de Computadores y Automática de la Universidad Complutense de Madrid, ha sido premiado “por su excelente investigación en el campo de la computación de altas prestaciones”. Desarrolló su tesis doctoral en el grupo de investigación ArTeCS (Architecture and Technology of Computing Systems) de la UCM, donde propuso ideas novedosas para combinar la gestión de diferentes recursos en múltiples contextos con técnicas de aprendizaje por refuerzo, consiguiendo avanzar en el campo de la planificación y la gestión de recursos. Su investigación se ha realizado íntegramente sobre sistemas reales, ofreciendo soluciones de software completamente funcionales y que podrían implementarse en plataformas comerciales.

Aurora González Vidal, investigadora posdoctoral Margarita Salas en el Centre for Research & Technology, Hellas – CERTH (Grecia), ha sido galardonada “por sus excelentes contribuciones en el área del Internet de las Cosas, que han sido reconocidas a través de publicaciones en revistas de alto impacto”. Sus investigaciones han impulsado la creación de algoritmos y metodologías novedosas que tienen múltiples contextos de aplicación: desde la agricultura inteligente y la gestión del agua (riego inteligente, detección de anomalías en cultivos mediante procesamiento de imágenes), la movilidad (predicción de la disponibilidad de aparcamiento, anomalías en el transporte de alimentos, movilidad humana), seguridad (detección de intrusos, protección de la privacidad), predicción del consumo energético o el estudio de la calidad de los datos en medicina.

Pablo Morales Álvarez, investigador posdoctoral Margarita Salas en el departamento de Lenguajes y Sistemas Informáticos de la Universidad de Granada, ha sido premiado “por sus excelentes contribuciones en el campo del aprendizaje automático profundo y sus aplicaciones al análisis de imágenes, publicadas en foros y revistas de máximo nivel”. Entre sus logros destacan su avanzado trabajo en las técnicas de machine learning para mejorar la detección de ondas gravitacionales en el proyecto LIGO durante su estancia en la Universidad de Northwestern (Estados Unidos), donde hoy sigue colaborando en el campo del aprendizaje automático.

Mercedes Eugenia Paoletti Ávila, investigadora del departamento de Tecnología de los Computadores y de las Comunicaciones de la Universidad de Extremadura, ha sido galardonada “por el impacto de sus excelentes aportaciones en el ámbito de la aceleración del procesamiento de imágenes, utilizando arquitecturas de altas prestaciones, así como por su proyección internacional”. Desde su doctorado, que desarrolló en el Hyperspectral Computing Laboratory de la Universidad de Extremadura, Paoletti ha centrado su investigación en el campo del procesamiento automático aplicado al análisis de datos de teledetección y ha llevado a cabo trabajos sobre procesamiento y clasificación de imágenes de la superficie terrestre utilizando arquitecturas de altas prestaciones.

Savins Puertas Martín, investigador posdoctoral en el Grupo de Investigación Quimioinformática de la Universidad de Sheffield (Reino Unido), “por sus aportaciones excelentes en el campo de la computación de altas prestaciones, que han dado lugar al desarrollo de innovadoras técnicas que facilitan el diseño de nuevos fármacos, así como por su alto nivel de internacionalización”, destaca el jurado. Su investigación se ha centrado en el cribado virtual, una técnica que permite seleccionar los compuestos más similares a una molécula de referencia dentro de una base de datos que puede contener millones de ellos, con el objetivo de acelerar el descubrimiento y desarrollo de medicamentos.

Premios Nacionales de Informática

Francisco Casacuberta Nolla, catedrático de Sistemas Informáticos y Computación de la Universitat Politécnica de Valencia, ha obtenido el Premio José García Santesmases “por su dilatada trayectoria en investigación y docencia en el campo de la ingeniería informática, que lo convierte en uno de los pioneros de la informática española”, según el jurado. Sus campos de trabajo han estado centrados en el reconocimiento de patrones, aprendizaje automático, traducción automática y la interacción persona-máquina.

Antonio Ruiz Cortés, catedrático de Lenguajes y Sistemas Informáticos de la Universidad de Sevilla, ha obtenido el Premio Aritmel “por sus contribuciones en el área de la ingeniería de software, en particular en líneas de producto software, gestión de procesos de negocio e ingeniería de servicios.” El jurado destaca además su intensa labor de dirección y gestión, así como de transferencia de los resultados de investigación. Su grupo fue el primero en la Universidad de Sevilla en registrar FaMa, una herramienta software de fuentes abiertas, que se está utilizando en más de 20 universidades y empresas de ocho países para la gestión de recursos  y servicios.

Edmundo Tovar Caro, profesor de Lenguajes y Sistemas Informáticos, Universidad Politécnica de Madrid, y presidente de la Sociedad de Educación de IEEE, ha obtenido el Premio Ramón Llull “por su trayectoria en la investigación e impulso de la educación abierta a través de múltiples proyectos nacionales e internacionales”. El jurado destaca su compromiso y dedicación en organizaciones internacionales relacionadas con la educación en ingeniería informática como el Institute of Electrical and Electronics Engineers (IEEE), que se han traducido en la organización de eventos de gran impacto internacional, y en la participación y dinamización de foros educativos.

Code.org, organización sin ánimo de lucro, ha obtenido el Premio Ángela Ruiz Robles “por sus actividades de fomento de la educación en informática a menores y jóvenes, así como por su decidida apuesta para que la programación llegue a cada escuela del mundo”, según destaca el jurado. Nacida en EEUU en 2013, Code.org es una plataforma de acceso gratuito y universal que ofrece contenidos educativos sobre informática en más de 60 idiomas, y que ya ha formado a más de 150.000 profesores para llevar las ciencias de la computación a las aulas de todo el planeta. Su misión es que la informática se convierta en una asignatura troncal en la educación primaria y secundaria.

Jurado

El jurado ha estado presidido por Paloma Díaz Pérez, catedrática de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial de la Universidad Carlos III de Madrid; e integrado por: José Antonio Gámez Martín, catedrático de Lenguajes y Sistemas Informáticos de la Universidad de Castilla-La Mancha; Inmaculada García Fernández, catedrática de Arquitectura y Tecnología de Computadores de la Universidad de Málaga, y presidenta de la Sociedad Científica Informática de España (SCIE); María Ángeles González Navarro, catedrática de Arquitectura y Tecnología de Computadores de la Universidad de Málaga; Arantza Illarramendi Etxabe, catedrática del área de Lenguajes y Sistemas Informáticos de la Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea (UPV/EHU) y Premio Aritmel (SCIE) 2010; Mario Piattini Velthuis, catedrático de Lenguajes y Sistemas Informáticos, y director del grupo de investigación Alarcos de la Universidad de Castilla-La Mancha; Francisco Quiles Flor, catedrático del área de Arquitectura y Tecnología de Computadores, director del Departamento de Sistemas Informáticos de la Universidad de Castilla la Mancha y presidente de la Sociedad Española de Arquitectura y Tecnología de Computadores (SARTECO); Alicia Troncoso Lora, catedrática de Lenguajes y Sistemas Informáticos de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, y vicepresidenta de la Asociación Española de inteligencia Artificial (AEPIA); Luis Alfonso Ureña López, catedrático del área de Lenguajes y sistemas informáticos de la Universidad de Jaén y presidente de la Sociedad Española para el Procesamiento del Lenguaje Natural (SEPLN); y Antonio Vallecillo Moreno, catedrático de Lenguajes y Sistemas Informáticos de la Universidad de Málaga, y vicepresidente de la Sociedad Científica Informática de España (SCIE).