‘Efecto del vaciado del embalse de Enobieta (Navarra) sobre la biodiversidad y el funcionamiento de los ecosistemas fluviales (DESEMBALSE)’

Ayuda a equipos de investigación científica

Ecología y Biología de la Conservación

2017

En 2018 se desmantelará la mayor presa que se vaya a poner fuera de servicio en España a medio plazo: el embalse de Enobieta. Este proyecto analizará los efectos ambientales de este proceso, que ocurre en un paraje natural excepcionalmente bien conservado, y llamará la atención sobre el alto impacto ecológico de los embalses.

INVESTIGADOR PRINCIPAL

Arturo Elosegi Irurtia, catedrático de Ecología de la Universidad del País Vasco

 

EQUIPO DE INVESTIGACIÓN

Aitor Larrañaga Arrizagalaga y Daniel von Schiller Calle, Universidad del País Vasco.

ENTIDAD ASOCIADA

Universidad del País Vasco

 

DESCRIPCIÓN

En 2018 se desmantelará la mayor presa que se vaya a poner fuera de servicio en España a medio plazo: el embalse de Enobieta. Este proyecto analizará los efectos ambientales de este proceso, que ocurre en un paraje natural excepcionalmente bien conservado, y llamará la atención sobre el alto impacto ecológico de los embalses.

A pesar de su evidente utilidad para los humanos, los embalses causan graves impactos ambientales: transforman el hábitat fluvial, anegan las riberas, retienen los sedimentos que transporta el río, modifican la calidad del agua e impiden el libre movimiento de peces, entre otros efectos.

España, por sus características geográficas y climáticas, es uno de los países con mayor densidad de presas del mundo, y se enfrenta por tanto a un problema cada vez más frecuente en todo el mundo: el desmantelamiento de presas. Muchos embalses construidos durante el siglo XX están siendo vaciados, dado que por el envejecimiento de sus materiales ya no son seguros o útiles. Pero desmantelar presas es complicado, caro y puede ser socialmente controvertido. Además, aún no hay suficiente información sobre los efectos ambientales de esta actividad.

El proyecto DESEMBALSE los analizará en el embalse de Enobieta, cuyo vaciado está previsto para finales de verano de 2018. El proyecto pretende excavar un túnel a través de la base de la presa, recuperando así la conectividad fluvial pero sin eliminar el muro, ya que esto implicaría la movilización de un volumen enorme de escombro. En el proyecto estudiará la situación antes del comienzo del proceso; su impacto máximo; y la recuperación temprana.

El embalse está en el valle de Artikutza, uno de los entornos mejor conservados de la Cornisa Cantábrica -Zona de Especial de Conservación en la Red Natura 2000-, con bosques que albergan una enorme biodiversidad. Se espera que la región mejore aún más tras el desembalse de Enobieta.