NOTICIA III Edición de los galardones de la SCIE y la Fundación BBVA

Los Premios de Informática celebran la revolución transversal y profunda impulsada por la investigación en este campo

A la informática le ha llevado apenas unos años transformar a fondo la sociedad, pero todo apunta a que es tan solo el principio de una revolución transversal y profunda. Los trabajos de los galardonados en la tercera edición de los Premios de Investigación Sociedad Científica Informática de España (SCIE)-Fundación BBVA abordan desde la aplicación de la inteligencia artificial en la toma de decisiones médicas, hasta el desarrollo de la computación cuántica, el blindaje contra fallos de software y ciberataques, la mejora de la interacción humano-máquina-animal, o la creación de sistemas más eficientes energéticamente. El objetivo de los galardones, entregados esta tarde en la sede madrileña de la Fundación BBVA, es reconocer la “creatividad, originalidad y excelencia” de los científicos que están impulsando la investigación de vanguardia en este campo tan fundamental de nuestro tiempo.

5 noviembre, 2019

Convocatoria 2019

Premios SCIE - Fundación BBVA

Video

Discurso de Antonio Bahamonde, presidente de la SCIE

Video

Discurso de Carlos Torres Vila, presidente de la Fundación BBVA

Discurso de apertura

Antonio Bahamonde, presidente de la SCIE

Discurso de clausura

Carlos Torres Vila, presidente de la Fundación BBVA

La ceremonia ha sido una celebración de la capacidad creciente de la informática para multiplicar la generación del conocimiento y transformar no solo la ciencia y tecnología, sino también múltiples aspectos de la vida cotidiana, al impactar sobre cómo hoy las personas se informan, se comunican y se relacionan entre ellas. Al mismo tiempo, se han señalado los desafíos derivados del propio auge de la informática, como los cambios socioeconómicos derivados de la irrupción de la inteligencia artificial, y también el reto de la protección de la privacidad en los tiempos del big data. Los discursos pronunciados en la ceremonia han transmitido que nos encontramos ante una nueva era en la que los datos se han convertido en valiosos bienes capaces de generar riqueza, y por ello deben ser gestionados, protegidos e intercambiados de acuerdo a normas éticas y legales aún por definir.

“En la era de oportunidades en la que vivimos, los datos y la tecnología juegan un papel fundamental”, ha explicado en su discurso el presidente de la Fundación BBVA, Carlos Torres Vila. “Una era en la que acciones cotidianas que eran antes irrelevantes –la elección de un producto u otro; la expresión de nuestras opiniones– se convierten en activos de gran valor, capaces de generar riqueza para las empresas”.

El presidente de la SCIE, Antonio Bahamonde, ha enfatizado por su parte la “necesidad de incorporar la informática en la educación desde primaria, con contenidos muy detallados”. Además, también ha subrayado la escasa presencia de mujeres en la informática: “Solo el 12% de los estudiantes de informática son mujeres. Es necesario insistir que este dato nos priva de una parte del talento, pero también del punto de vista femenino. La pluralidad de aportaciones es básica”.

Los Premios de Investigación Sociedad Científica Informática de España (SCIE)- Fundación BBVA, creados en 2017, comprenden dos modalidades. La modalidad Jóvenes Investigadores Informáticos reconoce a los autores de las tesis doctorales “más innovadoras y relevantes”. Se conceden hasta seis premios, cada uno dotado con 5.000 euros, a investigadores menores de 30 años que trabajen en España. El objetivo es contribuir “al relevo generacional en esta disciplina científico-técnica y a su estudio, fortalecimiento y divulgación”, premiando “la creatividad, originalidad y excelencia” de los investigadores en los inicios de su carrera.

Los jóvenes investigadores galardonados en esta edición son: Aitor Arrieta Marcos (Universidad de Mondragón); Juan Cruz Benito (IBM Research); Patricia Pons Tomás (Instituto Tecnológico de Informática de Valencia); Aurora Ramírez Quesada (Universidad de Córdoba); David del Río Astorga (Universidad Carlos III de Madrid); Iskander Sanchez-Rola (Symantec).

Los Premios Nacionales de Informática –que la SCIE concede desde 2005 y se incorporaron a los galardones entregados conjuntamente con la Fundación BBVA en 2018– reconocen a investigadores, entidades públicas y privadas que han dedicado su labor “al estudio, fortalecimiento y divulgación de la informática”, se explica en las bases. Los ganadores en esta edición son Humberto Bustince Sola, premio José García Santesmases; Antonio Fernández Anta, premio Aritmel; Homeria Open Solutions, premio Ramón Llull; Nieves R. Brisaboa, premio Ángela Ruiz Robles

Los galardonados han resaltado en sus discursos aspectos éticos y sociales de la actual revolución informática, “que está ya estallando”, ha señalado Nieves R. Brisaboa, galardonada con el Premio Ángela Ruiz Robles: “Vendrán tiempos revueltos, pero podemos convertirlos en la oportunidad para un pacto social que forme una sociedad más justa, formada, autoconsciente y global”.

En esta misma línea, Humberto Bustince ha resaltado “la vertiente humana” de la informática, que  “debe ser una herramienta de ayuda al ser humano en todos los aspectos, desde los lúdicos hasta la salud”. Por ello, el investigador premiado ha concluido que “las humanidades en general, y la ética en particular, tienen mucho que decir”.

Iskander Sánchez-Rola ha reivindicado el derecho la privacidad digital. “Actualmente vivimos en un mundo en el que el valor de los datos ha superado al valor del petróleo”, ha señalado, advirtiendo que “son posteriormente usados para crear perfiles muy detallados de cada uno de nosotros, muchas veces sin nuestro permiso expreso”. Por este motivo, el joven premiado ha reclamado que “como usuarios, tenemos que frenar esta situación claramente insostenible, en la que para algunos, nuestros datos personales no son más que meras fuentes de ingresos”.

La demanda de más recursos para la investigación ha sido otro mensaje enfatizado en los discursos de los galardonados: “Los avances son fruto de un sistema delicado que hay que cuidar, y donde el talento es lo más difícil de conseguir”, ha señalado Antonio Fernández Anta. “Quiero pedir que se pongan los medios para atraer y mantener a los mejores investigadores, vengan de donde vengan”.