Toda la información sobre el ciclo

Siendo la arquitectura expresión que requiere un tiempo largo de proyecto y ejecución, su extinción paradójicamente se produce de modo inmediato y su recuperación exige un tempo lento, recompensada, en ocasiones, con la posibilidad de una reparación moral colectiva.

Partiendo del libro del Génesis, donde aparece la construcción de la torre de Babel, en un momento históricamente confuso, asistimos a una realidad construida y a la formación de una imagen utópica en la memoria colectiva. Entre estas referencias bíblicas no cabe obviar el libro del Apocalipsis y el significado de sus cuatro jinetes que, como dolorosa y extendida pandemia, señala la guerra como principal agente destructor. Pero no se trata de hacer un penoso repaso de la historia de la guerra y sus efectos en el campo de la arquitectura, sino de tomar como referencia los siglos XX y XXI, cuando surge una nueva sensibilidad hacia los bienes culturales que, de forma despiadada, liquidó irremisiblemente la II Guerra Mundial. Como respuesta, la Unesco propició la Convención para la Protección de los Bienes Culturales en Caso de Conflicto Armado, fruto de la conferencia celebrada en La Haya en 1954.

En esta exposición, se abordan crónológicamente algunos episodios representativos: el caso modélico de la destrucción de la catedral de Coventry (Inglaterra) y su nuevo templo en 1950; el conflicto de los Balcanes en los años 90 del pasado siglo, con el incendio de la Biblioteca Nacional de Sarajevo en 1992 y la voladura del Puente de Mostar en 1993; lo acaecido con el patrimonio sirio e iraquí en 2015-2017, y como punto final, el bombardeo del Teatro de Mariúpol (Ucrania) en este mismo año 2022.

 

Presenta: Tomás Marco Aragón
Director de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando