NOTICIA

Carmen Iglesias inaugura el ciclo de conferencias “Historia de las ideas (III): De la Ilustración al Romanticismo, segunda mitad del siglo XVIII”

La directora de la Real Academia de la Historia, Carmen Iglesias, inauguró el pasado miércoles 8 de mayo el ciclo “Historia de las ideas (III): De la Ilustración al Romanticismo, segunda mitad del siglo XVIII”, con una conferencia titulada “De súbditos a ciudadanos. Balance y legados de un siglo”. El vídeo de la conferencia completa está disponible pinchando sobre el botón de ‘play’ en la imagen sobre estas líneas.

7 mayo, 2019

Ciclo de conferencias

Historia de las ideas (III): De la Ilustración al Romanticismo, segunda mitad del siglo XVIII

Perfil

Carmen Iglesias

Videonoticia: 'De súbditos a ciudadanos'

Se trata de la tercera edición de este ciclo, que comenzó en 2017 bajo el epígrafe “La búsqueda del conocimiento. Historia de la cultura occidental”, y el año pasado exploró los “Mitos y realidades de la Ilustración”. Todas las conferencias, organizadas con la colaboración de la Real Academia de la Historia, ofrecen un viaje guiado a la aventura más apasionante jamás emprendida por el hombre: la búsqueda del conocimiento y su papel en la conformación de nuestra cultura. Este empeño, que nos distingue como especie y constituye el principal motor de transformación de la vida de los individuos y las sociedades, será analizado de nuevo por cinco especialistas en sus distintas disciplinas bajo la coordinación de Carmen Iglesias.

En este caso, el ciclo explorará la transición de la Ilustración al Romanticismo en la segunda mitad del siglo XVIII. Además de la conferencia inaugural de la profesora Iglesias, participarán a lo largo de los próximos meses Félix de Azúa, miembro de la Real Academia Española; Carmen Sanz, catedrática de Historia Moderna en la Universidad Complutense de Madrid y académica de número de la Real Academia Española; Alejandro Diz, profesor de Historia de las Ideas en la Universidad Complutense de Madrid y académico correspondiente de la Real Academia de la Historia; y Enrique Krauze, historiador y miembro de la Academia Mexicana de la Historia, en conversación con Carmen Iglesias.

Tal y como explica el texto de presentación del ciclo, el objetivo de todas las conferencias es descubrir el origen de ideas y visiones “de las que somos obligados legatarios y en el que podemos encontrar motivaciones y raíces que nos ayuden a comprender y enfrentarnos mejor con los propios retos de nuestra misma actualidad”.

La “nueva luz” ilustrada

En su conferencia inaugural, la profesora Iglesias analizó la “nueva luz” ilustrada, tal y como la definió D’Alembert, que se desplegó en el siglo XVIII, en medio del impacto y la convulsión que causaron las grandes revoluciones de la segunda mitad del siglo: la de la independencia norteamericana a partir de 1765 y la Revolución francesa en 1789, seguida por las guerras napoleónicas en toda Europa.

Para la directora de la Real Academia de la Historia, esta “nueva luz” se caracterizaba por “la conciencia de la abolición de todo poder despótico y de una concepción de la naturaleza humana basada en la libertad e igualdad de todos los seres humanos como sujetos morales y sociales, que debían ser considerados siempre, en palabras de Kant, como fines en sí mismos y nunca como medios instrumentales”. En esta conciencia, según la profesora Iglesias, “radica el núcleo de la humanitas del siglo ilustrado”.

La transformación del concepto de “súbdito” al de “ciudadano” tiene que ver, sobre todo, con la participación en los asuntos públicos. “La clave es pensar que el súbdito no tiene ninguna participación en nada, mientras que el ciudadano tiene derecho a una participación en los asuntos públicos, es decir, en la política, en los asuntos que son de todos”, explica la historiadora en una entrevista concedida antes de pronunciar su conferencia, que puede verse en el vídeo disponible en la parte central de este artículo.

Ante el resurgimiento actual de populismos y partidos extremistas en Europa, la profesora Iglesias considera que hay que recuperar y reivindicar las ideas y valores de los pensadores ilustrados, “aunque no seamos muy optimistas respecto a lo que está pasando”. Siempre hay que tener en cuenta, señala, una lección básica de la historia: “la vida es conflicto, y no podemos erradicarlo por completo”.

En este sentido, la historiadora considera que los nuevos movimientos extremistas, “algunos con carácter totalitario, que aspiran a que las cosas funcionen de una única manera, son siempre peligrosos porque tuercen lo que ocurre en la realidad”. Pero frente a su resurgimiento, “hay que cuidar la democracia representativa, que es imperfecta, pero es el menos malo de todos los regímenes”.