Toda la información sobre el ciclo

FECHA Y HORA

08/02/2017
19:30 h

AFORO

Entrada gratuita. Aforo limitado. Es imprescindible solicitar asistencia

LUGAR

Fundación BBVA. Palacio del Marqués de Salamanca. Paseo de Recoletos, 10. Madrid

CICLO

Historia de las Ideas (I): La búsqueda del conocimiento. Historia de la cultura occidental

La conferencia de Carmen Iglesias trata las tres transformaciones que marcaron el paso del mundo tradicional del medievo al moderno: las ciencias experimentales y el nuevo método de conocimiento científico, la crítica racional de todo lo heredado y las transformaciones de orden ético y político.

PONENTES

Carmen Iglesias

CATÁLOGO

DESCARGAR PDF

Sinopsis

¿Cómo se ha llegado en el mundo moderno a ser lo que actualmente es? Tres transformaciones fundamentales que marcaron el paso del mundo tradicional del medievo al moderno son decisivas: las ciencias experimentales y el nuevo método de conocimiento científico; la crítica racional de todo lo heredado, incluida la religión y los sectores diferentes de una realidad que se fragmenta y, finalmente, unas transformaciones de orden ético y político que sitúan al individuo con autonomía moral y cambia también su relación con la comunidad.

Desde los dos grandes pivotes marcadores de la cultura occidental: la herencia griega y helenística y el mundo judeo-cristiano, a las figuras emblemáticas en la creación del mundo moderno: Maquiavelo, Montaigne o Galileo, se analizan estos caminos que reformulan el principio de realidad y el conocimiento de la naturaleza y de la relaciones humanas con ella y entre sí. El cambio de paradigma supuso una transformación radical que afectaba a todos los órdenes: cosmos, mundo viviente, mundo político.

Al tiempo que Copérnico y Galileo derrumbaban la estructura jerárquica del universo, Montaigne demolía las diferencias psicológicas entre seres humanos, Maquiavelo transformaba la visión del mundo político. “Todo está en pedazos y la coherencia se ha ido…”, se lamentaba el poeta John Donne. Cielos y Tierra eran de la misma sustancia, el hombre no era el centro del universo. La destrucción del mundo tradicional era irreversible.