Toda la información sobre el ciclo
+ 2018-03-14 19:30 2018-03-14 19:30 Europe/Madrid La Ilustración como ironía ¿Fue el Siglo de las Luces también el de la ironía? Algunos lugares comunes sobre la Ilustración parecen animar a una respuesta negativa. Repárese en tres muy frecuentes: la afición por la metáfora de la luz (y por la visión panorámica y exhaustiva de las cosas), el aprecio por el levantamiento de todo velo de ocultación, reserva o ambigüedad y, finalmente, la confianza en que, una vez apartados los obstáculos del oscurantismo, de la superstición y de la ignorancia, hay un camino en línea recta que conduce al encaje natural entre todo cuanto se considera valioso. Lo anterior suena muy poco irónico, pero quien prefiera Diderot a los tópicos sabe, por ejemplo, que la ceguera, la comedia y la digresión son procedimientos mediante los que se ponen de manifiesto, de manera bien irónica, algunos de los fenómenos más importantes de la vida. Y conviene advertir la profunda afinidad entre este rostro irónico del pensamiento de las Luces con lo que seguramente constituye el mejor legado político de la Ilustración: ¿Acaso no es la división de poderes preconizada por Montesquieu otra manera de vindicar el desdoblamiento, el límite y la fragmentación? Quizá al poder le ocurre como a los sentidos, a la personalidad y al relato: que su mejor desempeño es el que divide y se autolimita. He aquí la herencia irónica de la Ilustración, para la que Rousseau no constituye un albacea demasiado fiable (aunque sí lo sea ese lector entusiasta suyo que fue Kant), y que quizá esté todavía sin administrar. Fundación BBVA. Palacio del Marqués de Salamanca. Paseo de Recoletos, 10. Madrid FBBVA informacion@fbbva.es

FECHA Y HORA

14/03/2018 a las 19:30 h

AFORO

Entrada libre. Aforo limitado. Es imprescindible confirmar asistencia confirmaciones@fbbva.es

LUGAR

Fundación BBVA. Palacio del Marqués de Salamanca. Paseo de Recoletos, 10. Madrid

CICLO

Historia de las Ideas (II): Siglo XVIII. La Ilustración. Mitos y realidades

¿Fue el Siglo de las Luces también el de la ironía? Algunos lugares comunes sobre la Ilustración parecen animar a una respuesta negativa. Repárese en tres muy frecuentes: la afición por la metáfora de la luz (y por la visión panorámica y exhaustiva de las cosas), el aprecio por el levantamiento de todo velo de ocultación, reserva o ambigüedad y, finalmente, la confianza en que, una vez apartados los obstáculos del oscurantismo, de la superstición y de la ignorancia, hay un camino en línea recta que conduce al encaje natural entre todo cuanto se considera valioso. Lo anterior suena muy poco irónico, pero quien prefiera Diderot a los tópicos sabe, por ejemplo, que la ceguera, la comedia y la digresión son procedimientos mediante los que se ponen de manifiesto, de manera bien irónica, algunos de los fenómenos más importantes de la vida. Y conviene advertir la profunda afinidad entre este rostro irónico del pensamiento de las Luces con lo que seguramente constituye el mejor legado político de la Ilustración: ¿Acaso no es la división de poderes preconizada por Montesquieu otra manera de vindicar el desdoblamiento, el límite y la fragmentación? Quizá al poder le ocurre como a los sentidos, a la personalidad y al relato: que su mejor desempeño es el que divide y se autolimita. He aquí la herencia irónica de la Ilustración, para la que Rousseau no constituye un albacea demasiado fiable (aunque sí lo sea ese lector entusiasta suyo que fue Kant), y que quizá esté todavía sin administrar.